30 años de un seudónimo

Adán de Maríass: unos creen que es mi nombre verdadero, otros desconocen, y los más cercanos sí saben que mi verdadero nombre es Miguel Ángel Colán Ramos. Ya lo dijo la amable y distinguida escritora y amiga Mercedes Rodríguez Cervantes que soy un escritor muy detallista en cuanto a las fechas de todo lo que me ha ocurrido en tres décadas de estar sumergido en el microcosmo literario. Bajo y sobre ese seudónimo ha corrido mucha tinta como se dice. Aunque no me lo crean me siento más identificado con mi nombre de escritor. Es que amo y no me avergüenza publicar todo lo que escribo. Mi pudor, mi propia intimidad nunca se aleja, está entre líneas. No escribo para el aplausómetro, ni para que me entiendan. En principio escribo no solo porque tenga ganas, en mi concepto, escribir se incorpora orgánicamente a mi respiración, escribo como respirando, aunque muchas veces tosa demasiado, y no me salgan las frases, los párrafos como yo quiero. El mal tiempo (la sequía) dicen unos, y yo digo que las musas muchas veces no acudan a mi llamado, a pesar de mi reiterada insistencia al tocar el timbre, no me abren la puerta. Son treinta años de haber creado este seudónimo hoy 26 de agosto, y mis fieles compañeros son Internet y mis lectores, que sin ellos Adán de Maríass no existiría. Les agradezco la gentileza al leer y comentar mis textos, así me siento menos solitario. Soy acrofóbico desde niño, y trato de conversar con ese mismo niño que tiene unas ocurrencias de personaje dickensiano. En fin el tiempo siempre me está observando y camino a su ritmo, es inevitable, como inevitable es que me tenga que morir y solo Dios sabe si Adán de Maríass será siempre leído, es que suceden tantas cosas. Prefiero refugiarme en las melodías que siempre son buenas vecinas de mi mejor ánimo, donde me siento en estado de creación permanente. Así pasaron estos treinta años y donde ya dejó Adán de Maríass de estar entre paréntesis. Hoy asumo con firme convicción mi propio destino de escritor, y me siento muy feliz de poder crear para ustedes.

En Facebook

Hace once años en Facebook. El tiempo vuela y espero no irme. Reviso muchas publicaciones con la paciencia de un artesano inquieto y disciplinado. Espero seguir en perspectiva y con la pulcritud de un optimista bien afeitado. Ser sincero los años no pasan en vano y hay que tener mucho cuidado al pisar. Este día historia todo el largo caminar donde cada milésima de segundo de vida vivido y por vivir es mas que un agradecimiento Saludos y bendiciones

En altavoz

A un mes del Bicentenario [28 de julio]. Y continúa. Un país dividido, fracturado, socavado, donde el futuro es un préstamo y el presente un incendio inextinguible. No hay memoria, no hay dignidad, cuando te arrastra la tentación, te succionan las mejores voluntades. Para ser un país necesitamos de ciudadanos probos y valientes, pero en estas últimas décadas la corrupción y la venganza firmaron carta de ciudadanía. Ya la criminalidad, las traiciones, el asco, la verguenza, el desánimo, son oscuros titulares de todos los días. Vienen las nuevas generaciones y hay vacíos tristes. La historia tropieza y cae. Llegará tiene que llegar el día que rectifiquemos el rumbo y seamos un país solidario, próspero y pleno de energías positivas. Hago esta reflexión porque todo lo visto y lo que veo no me da la feliz perspectiva de que mi Perú esté en la ruta correcta. Que Dios nos ayude. La oración en familia limpia y te abraza la paz

Veo un país buscándose

A nueve días de las elecciones pienso en todo lo que sucede en mi país. Durante muchas décadas los protagonistas de la historia fueron y son las traiciones, las corruptelas, el falso patriotismo, el canceroso egoísmo, la reinante mediocridad. No se puede estar tranquilo cuando no hay, cuando abunda lo excrementicio en la política, cuando la calidad de vida transita por el desague, cuando el hambre penetra la absoluta oscuridad y lloran los alimentos. Qué país heredamos. Qué construimos desde nuestras carencias y nuestras improvisaciones. Qué hicimos desde el primer día ciego hasta estirar el cuerpo con tantos años envejecidos. Hoy en estas penosas elecciones las promesas hacen demasiado ruido y estorban. Tantos gobiernos y el desarrollo es un triste mapa de continuos fracasos. La estadística no se permite la mentira cuando no tienes seguridad ni en tu propia casa. La criminalidad dispara insistentemente y la pandemia noticiosa transmite sus emergencias desde la sala de cuidados intensivos. Uno siempre trata de modular, de agigantarse desde lo positivo pero no hay. Veo un país buscándose. Todos los días uno trata de pasarla lo mejor posible, de seguir luchando, de proyectarse y consolidar. Pero no hay

Abrazos como nudos

Feliz día de la Amistad queridas amigas y amigos. Que pasen un hermoso día soleado y torrencial de afectos. Que nunca nos falte el vital impulso de los entusiasmos y por siempre intentemos, seamos, cada día mejores personas, generosos, solidarios, sorpresivos. Abrazos como nudos como enlaces por la inmensidad superlativa del Amor

Primer día de febrero

Primer día. Empezó el soleado mes de febrero. La economía y el entusiasmo no llegan a encontrarse. Caminar, cantar, leer y escribir desde algún tema que llame mi atención. No hay mucho paisaje desde aquí. Lo necesario salir a comprar y regresar sin regresar. Algo se queda de uno. No me acostumbro a la mascarilla menos al protector facial pero hay que usarlo en tiempos donde respirar me asusta. Ayer vi pocas calles y hoy pocas personas. No me entrego a la voluntad hay que resistir. Que tengan estimados amigos un saludable mes donde cada paso, cada acto, necesitará no solo de uno mismo sino de muchos.

Poema del nuevo año

atento con el desarrollo del último día del año

no se enumeran las expectativas

tampoco ordeno las ideas

saltar como una poderosa ficción desde el fondo de tantos libros leídos

me siento libre cuando toco las campanas

es señal de que se vienen nuevos proyectos

un nuevo año es acercarse más hacia algo que lo estás viendo

la distancia es un proceso emocional y físico

cuando te alimentas de muchos vacíos y muchos tiempos

saludo este último minuto este último episodio este último segundo

abrazado a las ilusiones vestido de perseverancias

feliz año sonriéndole a todo lo que me mira

Las páginas del día

Siempre trato de levantarme temprano, y cuando tengo que madrugar me despierto temprano: es decir no duermo nada. En estas circunstancias busco salir de casa para re-oxigenarme, el tema es que llego con tanto oxigeno que luego me quedo dormido en mi sillón favorito: modelo pata de cuchara.

Eso de recuperar las horas perdidas no es cuento es descuento.

Recibí la urgente nota por parte de una amiga uruguaya de colaborar con un poema, pero decidí enviarlo a un concurso que posteriormente no gané y sospecho que ni lo leyeron, no necesito de mucho espacio para decirles que me arrepiento. Aquí el poema titulado «Desde que tengo memoria»:

Desde que tengo memoria

siempre fue lo mismo

va viene sucede nunca está

la filosofía umbilical los gestos de mi madre

donde se hizo mi destino nervioso y consistente

las durezas sonrientes de mi extraordinario papá

bautizado libre y encadenado a la vez

articulado los huesos frágiles la sangre inquieta

y mucha lluvia debajo de los pies

asomar por la ventana de la vida

se abre el recorrido del primer amanecer

mi pequeñito mundo la juguetona vejez de girar y gritar

urbano transitar de esos muchos zapatos el desgastar

buscando desayunar algo

cenar la rabiosa intranquilidad por un día cerrado

las ayudas destinatarias nunca llegan

no exagero nunca si digo que me quiero comer

todo lo que tenga sabor a verdad

diferente la música distinta

de quien la oye cuesta abajo

desviando las tristes interferencias del fracaso

bailo pegado a mi mismo

adelanto pasos caigo hacia atrás

un soplo de endiablados ritmos me quita proximidad

negándome el imprescindible acto

de acercarme un poquito más

culpable de distancias ruego

dejarme desabotonar mis espacios

acomodarme con sutileza y tocar

todos los rostros de mis años vividos

a ver si alguna me regala una amplia sonrisa

que tenga sana relación con la felicidad

saber que la historia no acontece

desde el cero ni con muchas cruces

supongo que Él fue el único que se atrevió

dicho así somos el origen explosivo de un antiguo atrevimiento

la cansada estadística de la sobrepoblación

lo confirma la locura el abuso y la mediocridad

la impoluta desvergüenza de una modernidad pobre y descarada

dicho todo esto me pongo la graciosa subjetividad de una máscara

y así sucesivamente incontables máscaras pasan ante mis ojos

el desfile gratuito de mezclarme con todos ellos

la picante impotencia de no saber quien es cual

la andrajosa reunión de los pelos parados de punta

vaya usted a saber si es cierta tanta realidad

Pasaron los días, y me olvidé del poema en mención. Estuve ocupado en otras cosas, y leyendo autores que ya tenía apuntados en mi cuaderno azul, que por cierto tengo de varios colores según los tópicos menos el de color blanco. No suelo subrayar los libros, muy rara vez lo hago, las frases que me interesen los transcribo en Word, y pongo la fecha.

Hasta que una densa noche (las nueve) me quedé dormido con un libro entre mis manos. Desperté horas antes del amanecer, con una imagen fija como si estuviera en el centro vulnerable de mi pensamiento. Esa imagen no corresponde a mi realidad, y lo que me preocupa es que se está haciendo realidad, está tratando de llamar mi atención, y yo ingreso por los contornos para evitarla. Ahora esa imagen escandalosamente se alarga y quiere ocupar todos los espacios del tiempo que he vivido. Pongo música para bailar aunque sea pegado a mi mismo, y de repente la luz fue cayendo como un cuchillo hasta atravesar el piso y todo se volvió oscuridad, adelanto pasos y caigo hacia atrás, en ese instante me levanta un presentimiento.

Desde que tengo memoria el agua y la oscuridad fueron mis compañeros elementos de subsistencia. El agua de mis primeros años siempre mantuvo su brillo porque era un niño curioso con ganas de aprender y también de no hacer caso. Ahora que tengo un poco más de estatura, y más años, veo todo más lejano como si estuviera retrocediendo. Eso a mi doctora no le preocupa, a excepción de conservar un aspecto saludable con mejor ritmo vital y menos carencias.

No puedo ocultar que digo cosas que no debo decir, ya sea en verso libre o en prosa. Respiro bien en verso libre, y camino despacio con mucho cuidado a través de la prosa. Me enseñaron a creer pocas veces, y dentro de esa geografía personal lo comprimido resulta necesario.

Los números de 2014

Los maestros de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Agradezco de corazón vuestras gentiles visitas y comentarios a mi Blog. Espero que en el nuevo año 2015 me sigan visitando y comentando. Son bienvenidos siempre, les dejo la puerta abierta…

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 310 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 5 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Balance

Penúltimo día del año 2014. El año me quedó corto. El esperado balance de todo lo actuado grafica una sonrisa que quiere salir de una mueca triste. Las noticias que he posteado todo el año a través de los diarios del mundo no son para lamentos, sino para reflexionar ante tantas injusticias, masacres y sangres acumuladas. La vida se tiñe de muchos colores tristes, y no hay tiempo para absorber inacciones.
Creo en un nuevo giro, un cambio de rumbo, una real toma de conciencia, que nos haga despertar, y tenerle más respeto y un mejor concepto a la vida misma.
La vida es bella desde diferentes perspectivas pero no hay que mancharla o asfixiarla todos los días.
Los protagonistas de esta historia somos nosotros y hay que escribir un mejor guion personal. Construir y reconstruir, leer y releer, aplaudir y guardar el silencio debido, reír y llorar, mirar y no mirar.
Respiramos tiempo y prisa todos los días. Hay que agotar todos los esfuerzos y no dejar para mañana ningún suceso o acción por hacer.
Nos vestimos con las primeras ilusiones del nuevo amanecer y que los repetidos fracasos no nos desnuden de mala manera.
Siempre hay oportunidades que giran alrededor de uno, sé un hábil cazador y un noble ejecutor de los éxitos.
Escúchense a sí mismos, y empiecen el viaje…